¿Cuántas veces has escuchado la pregunta: «¿Eso es realmente un espacio confinado?» Esto se pregunta con más frecuencia de lo que se cree. Para comprender realmente qué es un espacio confinado, comencemos con su definición. Un espacio confinado es un área lo suficientemente grande y configurada de manera que un empleado o persona pueda ingresar físicamente y realizar algún tipo de trabajo; tiene medios limitados o restringidos para entrar o salir; y no está diseñado para una ocupación continua.

Algunos ejemplos de espacios confinados incluyen tanques de almacenamiento, alcantarillas, pozos de inspección, túneles, tuberías, silos, pozos, pozos y zanjas. Estos también requieren un permiso de entrada. En los Estados Unidos, cualquier pozo o zanja con una profundidad igual o superior a 4 pies se clasifica como un espacio confinado que requiere permiso.

Un espacio confinado que requiere permiso debe tener una o más características específicas, la primera es que contiene gases peligrosos o tiene el potencial de ser un espacio peligroso. Estos se clasifican en tres categorías: tóxicos; asfixiante; y atmósferas inflamables o explosivas. Dependiendo de los productos químicos, pueden presentar múltiples peligros atmosféricos, dependiendo de su concentración.

CACE Training School, una marca de HSE Group, brinda asesoramiento y contribuye con la capacitación del personal que trabaja en espacios confinados con el fin de garantizar buenas prácticas alineadas con la prevención y seguridad en tareas de alto riesgo. Es por esto que ofrece una amplia gama de cursos y capacitaciones en espacios confinados. Para más información comunícate con nosotros.

Tomado de: OH&S – Dan Keener

Entradas relacionadas