Sabias que es la Intoxicación en Espacios Confinados

En las actividades industriales se utilizan gran cantidad de agentes químicos que
pueden resultar tóxicos para los seres humanos. Algunos de estos compuestos también pueden tener origen natural (ajeno totalmente a la producción o no) y afectar a instalaciones industriales y a sus ocupantes. La pequeña presencia en el ambiente de un agente tóxico no tiene por qué ser peligrosa para el ser humano. Cuando la cantidad de dicho compuesto en el ambiente sobrepasa una concentración dada, que es diferente para cada uno de los productos existentes,
podrá producirse una intoxicación con las consiguientes consecuencias negativas para la salud del individuo expuesto al agente tóxico.

Dicha intoxicación puede producirse cuando en la atmósfera de trabajo existe una
concentración de cualquier sustancia, o de un conjunto de ellas, que superan sus
correspondientes límites de exposición laboral. Como criterios de valoración higiénica en los ambientes de trabajo en el estado español son de aplicación los valores límite ambientales (VLA) adoptados como límites de exposición profesional (LEP) por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT). Estos valores son del mismo tipo que los criterios técnicos tipo Threshold Limit Values definidos por la American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH) de Estados Unidos, así como de otros valores límite establecidos en diferentes países.
Se consideran dos categorías de VLA:

  • Valor Límite Ambiental – Exposición Diaria (VLA-ED): Es el valor de referencia que
    representa las condiciones a las que se cree que la mayoría de los trabajadores pueden estar expuestos 8 horas diarias sin sufrir efectos adversos para su salud
  • Valor Límite Ambiental – Exposición Corta (VLA-EC): Es el valor de referencia que no debe ser superado por ningún trabajador durante un periodo de 15 minutos a lo largo de la jornada laboral.
  • Los VLA se establecen para agentes químicos específicos y no para mezclas. Sin
    embargo, cuando están presentes en el ambiente varios agentes que ejercen la misma acción sobre los mismos órganos o sistemas, es su efecto combinado el que tendrá que ser considerado.

Un parámetro útil para la caracterización del riesgo de toxicidad de un agente con objeto de evitar un accidente producido por intoxicación aguda por vía inhalatoria, es la concentración inmediatamente peligrosa para la vida y la salud (IPVS). El límite IPVS corresponde a la máxima concentración de contaminante en la atmósfera a la cual, en caso de ausencia o fallo del equipo respiratorio, se podría escapar en un plazo de 30 minutos sin que la exposición sufrida suponga secuelas irreversibles (se expresa en ppm o mg/m3). Se recomienda tomar los valores VLA-EC, como referencia orientativa de concentración de un agente tóxico que no deberá superarse dentro de un espacio confinado sin tomar las adecuadas medidas de protección. Se supone que si a esa concentración se precisan 15 minutos para comenzar a generar efectos adversos, y como no estaremos expuestos a la misma sin medidas más que el tiempo necesario para evacuar inmediatamente el recinto o colocarnos un equipo de protección, nunca llegaremos a inhalar cantidades peligrosas del agente. La mayoría de las empresas, sin embargo, sitúan su primer nivel de alarma en los valores VLA-ED. De esta manera se consigue un mayor nivel de protección para los trabajadores, evitando que los individuos “especialmente sensibles” al agente en cuestión se vean afectados de forma significativa por su presencia.

Lo más probable es que el individuo sometido a esa cantidad de agente (cuando la alarma se encuentre activada), no perciba efecto alguno a pesar de exponerse a ella un buen rato, ya que son los valores descritos para una exposición que dure 8 horas, y las entradas en recintos confinados suelen ser rápidas y esporádicas. Esto no quiere decir que no deba tomarse medida alguna. Sobrepasar cualquier nivel de alarma nos obligará a evacuar el lugar de trabajo, o a tomar las medidas de protección contempladas en el procedimiento de entrada. El objetivo final al aumentar de esta manera los niveles de seguridad, es que el trabajador no se vea afectado por la presencia de gases en el recinto durante la ejecución de su trabajo y que siempre pueda realizar una evacuación del mismo de forma autónoma y segura, sin la ayuda de terceros ni de equipos de protección. En caso poco probable de no conocerse los VLA de un producto en concreto, ni otros valores límite aplicables a dicho agente, se tomarán las medidas necesarias para que el operario no entre nunca en contacto con el agente tóxico, generalmente el uso de equipos de protección respiratoria adecuados.

La intoxicación por la realización der trabajos en recintos confinados suele ser
producida por concentraciones altas del agente químico (intoxicación aguda)
provocando un daño de forma inmediata o a corto plazo. Esto dará poco margen de
reacción para evacuar el espacio confinado y por ello han de tenerse especialmente en cuenta. Pero por otro lado también se pueden darse efectos a largo plazo originando una enfermedad profesional por exposiciones repetitivas (intoxicaciones crónicas), que también deberán ser controladas a pesar de no sentirse los síntomas de forma inmediata. De ahí la necesidad de evacuar o de tomar las medidas adecuadas, ante cualquier nivel de alarma. Estos valores vienen generalmente definidos en ppm (partes por millón), que es el numero de moléculas del gas en cuestión presentes en una muestra por cada millón de moléculas de medio ambiente. Aunque existen otras formas de definirlos (%, mg /m3, etc.), cuando se trata de cantidades tan pequeñas se recurre a las ppm para indicarlas de manera fácilmente entendible. Los VLA de diferentes productos (al igual que los TLV) son diferentes debido a las variaciones en los niveles de toxicidad de cada uno de ellos. Mientras que en presencia de cloro nos basta con 0’5ppm para alcanzar el VLA-EC, en el caso del monóxido de carbono necesitaremos 25ppm para alcanzar el VLA-ED. Es decir, la dosis necesaria para sufrir daños por presencia de cloro es mucho menor que la necesaria para sufrirlos por inhalar monóxido de carbono. De manera coloquial podríamos decir, que el cloro es más “venenoso” que el CO.

Existen tres formas de incorporar un tóxico al cuerpo humano: respiratoria, dérmica y
digestiva. Cuando hablamos de atmósferas peligrosas y de valores ambientales que no debemos sobrepasar jamás, nos referimos a la primera de ellas.

La vía dérmica, es decir la incorporación de un tóxico a través de la piel, solamente es
posible con una pequeña cantidad de productos ya que la capa externa de la piel
humana es una barrera efectiva contra la mayoría de las sustancias químicas. Además, en las entradas a recintos confinados, es necesaria la utilización de ropa larga y guantes, que no dejen expuesta ninguna parte del cuerpo susceptible de entrar en contacto con las superficies del recinto. Si el espacio confinado contiene o ha contenido, sustancias químicas capaces de producir intoxicaciones por vía dérmica que la ropa de trabajo no pueda impedir, habrá que prever la entrada provistos de los EPIs adecuados (ropa de protección química).


La vía digestiva se produce por una inmersión en el producto o, en la gran mayoría de las ocasiones, por un incumplimiento por parte del intoxicado de las más básicas
normas de higiene (comer, beber o fumar dentro del recinto sin haberse lavado las
manos antes). Está totalmente desaconsejado realizar cualquiera de estas actividades
dentro de un espacio confinado.

La vía respiratoria es la más frecuente en las intoxicaciones ocurridas dentro de este
tipo de recintos. Debido a la falta de barreras efectivas, el tóxico pasa rápidamente al
torrente sanguíneo a través de los alvéolos pulmonares, ejerciendo sus efectos mucho más rápidamente que por las otras dos vías. La intoxicación por vía respiratoria puede deberse a la presencia en la atmósfera de gases, vapores o polvo fino en suspensión. En función de la forma en la que se presenta el contaminante, se elegirán unas protecciones u otras.

HSE Group

Somos una empresa que ofrece soluciones, servicios y asesorías en diferentes campos de la seguridad industrial y la seguridad y salud en el trabajo generando experiencias teórica, virtuales y practicas memorables a nuestros clientes. De esta manera, brindamos la mejor calidad en nuestros servicios, apoyados en nuestro campo de entrenamiento certificado, buscando ofrecer capacitaciones de trabajo seguro en alturas para las personas, un excelente grupo de trabajo.

Contamos con un excelente grupo de profesionales, con una amplia trayectoria en la formación y la asesoría, que estarán al servicio de nuestros clientes.

Ofrecemos productos y servicios de calidad.

Asesoría en la implementación del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo bajo los lineamientos de los Decretos.

HSE GROUP es una empresa especializada en brindar servicios de Asesorías, Consultorías y Capacitación en Gestión de Salud, Seguridad en el Trabajo, ambiente y calidad, enfocados a la prevención, responsabilidad social y sostenibilidad corporativa; brindando soluciones integrales a las necesidades de nuestros clientes, somos parte de la solución a todas las necesidades de nuestros clientes.

Contamos con cobertura a nivel nacional.

Escribenos al correo: [email protected]
Llamanos al: PBX (571) 743 0660
Celular: 322 370 7975
Whatsapp: 322 370 7975